Las jugosas cuotas de los árboles, el mundo al revés.

Karla Sandomingo

 PalabrasDespiertas.- Los árboles estorban a los espectaculares: hay que mocharlos; la ciudad pierde los recursos naturales que le dan calidad de vida: hay que quitarle esos recursos para que algunos habitantes tengan empresas anunciadas visiblemente y obtengan ganancias para respirar menos; el Estado tiene problemas para sustentar la Salud Pública: hay que contribuir para que sea más costosa talando árboles por la noche; es fundamental para el orden social preservar el Estado de Derecho: hay que exigir al Poder Judicial se encargue de ignorar violaciones a la ley.

Los árboles estorban a los espectaculares: que el Poder Legislativo haga una ley en la que los árboles cedan sus espacios y sean éstos que se saquen del suelo por el bien de los comerciantes contra demanda de los mismos; el Estado es el único autorizado para cuidarlos: podrá dedicarse a instalar él mismo los espectaculares y se hará cargo de protegerlos legalmente y darles mantenimiento para que prevalezcan las imágenes contaminantes que fortalecerán la economía de la ciudad; es necesario carecer de los recursos para tener calidad de vida: que el Estado “pierda” los recursos y diseñe los Juegos del Recurso Encontrado para que se compita por encontrarlos, el ganador podrá recibir durante un año tanques de oxígeno sin costo, y esto atraerá turismo y derrama económica a la ciudad por los participantes que vengan de otros sitios.

Todo estará en orden entonces: los árboles evolucionarán y podrán mudarse; nosotros comenzaremos a concentrar poblaciones desesperadas en busca de aire, junto a las comunidades de árboles difícilmente descubiertas por algunos especialistas privilegiados que tenían contacto con ellos y mucho conocimiento obtenido por la convivencia cuando vivíamos todos juntos. Si algún colado déspota les estorbara para extender sus horizontes vegetales talarían con toda seguridad nuestras extremidades sin saber si quitándonos la cabeza nos quitan la vida: el E.F. (Estado Forestal) se encargará del bienestar de los árboles y lograrán derrama económica por la cuota de sus vecinos humanos para tener derecho de echar raíces ahí. Algunos tendrán el privilegio de trabajar para ellos en la poda y mantenimiento con un módico salario otorgado por el E.F.

Los árboles tendrán tiempo de sobra para respirar a gusto. Ah. Las jugosas cuotas de los árboles. El mundo al revés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s