Palabras de Javier Sicilia en Atlanta, CaravanaUSA

Atlanta, Georgia, 30 de agosto de 2012.-Comienzo con un poema de Keneth Rexroth: “Veo los libros que no se escribieron, los experimentos no hechos/ los cuadros no pintados, las vidas interrumpidas/ […]/ Veo los inteligentes cerebros grises destrozados y con sangre coagulada,/ cada uno echado en su oscuridad, inútil en la tierra./ Solo sobre la cima de un cerro en san Francisco estoy de pronto/ atrapado en una pesadilla, la carne muerta/ amontonándose a mitad del mundo […]”

I see the unwritten books, the unrecorded experiments,/ the unpainted pictures, the interrupted lives,/ […]/ I see the quick gray brains broken and clotten with blood,/ levered each in its own darkness, useless in earth. Alone on a hilltop in San Francisco suddenly/ I am caught in a nightmare, the death flesh/ mounting over half the world […].

Por todos aquellos a los que esta absurda guerra contra las drogas destruyó en sus sueños, por todo lo que con su muerte se perdió de civilización y de grandeza humana, y por el dolor que a causa de ello llevamos con nosotros, pido un minuto de silencio.

Montgomery es más que una ciudad, es un símbolo de la lucha de los derechos civiles y de la democracia. Ahí la dignidad de Rosa Park, que se negó a ceder su asiento a un hombre blanco y fue arrestada, mostró lo que muchos años atrás los padres de esta nación habían prometido con la Declaración de Independencia y la Constitución: que cada estadounidense tendría garantizados sus derechos civiles. Mostró también lo que la Proclama de Emancipación de Abraham Lincon reiteraba de una Constitución y de una Declaración de Independencia violentada en las poblaciones afroamericanas. También, en Montgomery, a partir del acto de Rosa Park, los afroamericanos, encabezados por el reverendo King, resistieron durante 382 días, con la dignidad de la resistencia pasiva, la segregación racial y triunfaron. Los derechos civiles y la democracia que los padres fundadores de esta nación heredaron a América Latina, no serían nada sin las luchas por los derechos civiles de Montgomery.

Por desgracias, la guerra contra las drogas, que hace 40 años decreto Richard Nixon y que las siguientes administraciones, incluyendo la del presidente Obama, han continuado y recrudecido, está poniendo otra vez en crisis esos derechos y contribuyendo a destruir la democracia de Estados Unidos y de América Latina. Esta guerra, que no ha reducido en nada ni el consumo ni el tráfico de drogas, no sólo ha sembrado la muerte en México, en Colombia y en Centroamérica, no sólo ha sacrificado a cientos de miles de muchachos que no eran ni nunca habrían sido adictos, no sólo ha aumentado el tráfico ilegal de armas de exterminio de Estados Unidos a México; no sólo ha multiplicado el verdadero crimen –los secuestros, las extorciones, el tráfico de personas–, no sólo ha enriquecido a lavadores de dinero, a empresas carcelarias y armanetistas; no sólo ha corrompido a las instituciones políticas y generado en México un proceso de militarización y de violación a los derechos humanos que se agrega a la violentación que de ellos hacen los criminales, sino que ha servido también, contra los grandes triunfos de los derechos civiles, para criminalizar y segregar a las poblaciones afroamericanas, latinas y asiáticas, de las que las cárceles en Estados Unidos están repletas. A pesar de que el consumo de drogas entre las poblaciones blancas, afroamericanas y latinas son similares, del millón 700 mil personas que anualmente se arrestan en Estados Unidos por posesión de drogas la mayoría son afroamericanas y latinas.

Detrás de esta guerra absurda, que trata un asunto de salud pública como un asunto de seguridad nacional y, al hacerlo, violenta en la persecución de los consumidores de droga los derechos fundamentales de privacidad y autonomía personal que garantiza la Constitución de los Estados Unidos de América, se ha generado no sólo una forma sutil de segregación y criminalización racial, sino también el crecimiento del autoritarismo, de la militarización, de la violencia, del crimen y la lenta pérdida de las libertades y de los derechos civiles que esta gran nación creó, defendió, heredó a toda América y que ahora están en peligro.

Por eso hemos fuimos, a Montgomery, ese gran símbolo de los derechos civiles, a pedirles que juntos, afroamericanos, blancos, latinos, orientales, salvemos la democracia y sus libertades que está guerra contra las droga está minando en el mundo entero y que en el sufrimiento de México encuentra su rostro más terrible; a pedirles que juntos salgamos “del oscuro y desolado valle”, no ya de la segregación, como hace cincuenta años lo dijo el reverendo King, sino de la barbarie de una guerra que está generando una segregación mayor, aquella que, como lo vio Keneth Rexroth, vuelve a discriminar y amontona muertos, vidas interrumpidas, libros que no se escribieron y cerebros destrozados, y a que juntos repitamos en nuestro camino a Washington estos versos que un día la gran poeta afroamericana, Maya Angelou, escribió:

Desde los cobertizos de una vergüenza histórica

Nos levantamos

De un pasado enraizado en el dolor

Nos levantamos

[…]

Dejando atrás noches de espanto y miedo

Nos levantamos

En un nuevo día asombrosamente claro

Nos levantamos

Con los talentos que nuestros ancestros nos dieron

Somos el sueño y la esperanza […]

Nos levantamos

Nos levantamos

Nos levantamos.

Out of the huts of history’s shame

We rise

Up from a past that’s rooted in pain

We rise

[…]

Leaving behind nights of terror and fear

We rise

Into a daybreak that’s wondrously clear

We rise

Bringing the gifts that our ancestors gave,

We are the dream and the hope […]

We rise

We rise

We rise.

Javier Sicilia

http://movimientoporlapaz.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s