Comunidades rechazan el megaproyecto Sistema Integral de agua en Sonora

Manifiesto
Mapder

  • Por que decimos NO al SONORA SI

A raíz de las elecciones para el cargo a la gubernatura del estado de Sonora en el año 2009, de donde surgió electo el actual gobernador Guillermo Padrés, se inició un proyecto de manejo de agua. En su campaña política, se prometía agua para siempre a los sonorenses. De ahí que cuando llegó al cargo, se promovió un proyecto llamado ”Sonora SI” (Sistema Integral). Este está conformado por obras de infraestructura hidráulica, cuya finalidad es abastecer las necesidades del sector agrícola e industrial del estado.

Aunque de manera rápida este proyecto de manejo hídrico puede resultar sencillo, inició con más de 20 obras proyectadas, dispersas en toda la entidad estatal con afectaciones en los campos económico, social y ecológico. Así, nos dimos la tarea de investigar más acerca del proyecto entero: identificar todo lo que contempla, cuáles son las soluciones que pretende brindar, el origen de la inversión, los impactos tanto benéficos como dañinos que puede originar y el papel que juega la población en el mega proyecto Sonora SI.

Como antecedente a este proyecto, observamos que los problemas referentes a la escasez de agua en los municipios del estado -incluyendo su capital- durante las administraciones gubernamentales previas han sido enfrentados con infraestructuras que demostraron ser obsoletas y que no representan una verdadera solución a los problemas hídricos en su totalidad y magnitud.

Siendo la sequía parte del clima de nuestra región, no es sorprendente que experimentemos los pobladores del desierto dificultades para abastecernos del vital líquido. Desde los primeros asentamientos humanos en esta zona, hemos tenido que ir forjando soluciones que nos faciliten conseguir agua para nuestras actividades, aunque no siempre estas opciones han sido las que representen una solución definitiva, puesto que no es posible encontrar una respuesta a una situación característica de nuestro entorno. Esto es como buscar soluciones al clima frío de la Antártida. La sequía no puede ser vista como un problema, sino como una característica intrínseca de las condiciones geográficas, hidrológicas y climáticas de nuestro entorno.

A consecuencia de esto tenemos que el problema principal entre los pobladores no es en sí la cantidad del precioso líquido, sino la forma en que es repartido entre los diferentes sectores: industrial, agrícola y urbano. Dando prioridad a los avances que nos ofrece la tecnología moderna, podemos dejar en el pasado las anticuadas técnicas utilizadas aún hoy en dia, que nos han llevado hasta la crisis hídrica en la que nos encontramos actualmente. Así, no es en sí el abasto de este precioso líquido el obstáculo a enfrentar, sino el correcto entendimiento y administración de él, utilizando los recursos correctos y teniendo en cuenta las capacidades y características de cada localidad, dejando atrás las viejas prácticas intensivas del pasado que hemos estado repitiendo durante 50 años.

Primeramente debemos ser conscientes que los problemas locales que abordamos no son recientes ni aislados. El tema del abasto de agua entre población, industria y agricultura es un problema que toda civilización enfrenta. Al compartir frontera con la primera potencia económica, históricamente hemos adoptado prácticas extranjeras que se implementaron en condiciones distintas a las nuestras. Estas fueron soluciones que no han satisfecho las necesidades de la comunidad, o si lo hicieron, fue a corto plazo y con palpables consecuencias dañinas para las comunidades y ecosistemas.

Sin embargo, existen situaciones comunes que se desarrollaron en otras partes del mundo. Pero como entendemos que existen situaciones comunes con otras problemáticas en otros países, debemos adoptar las soluciones más inteligentes que se adapten a nuestras necesidades. Ejemplo: El manejo de cuencas que tienen en Noruega, las leyes de aguas en España que prohíben las presas, las leyes de agua en Islandia, el derecho humano al agua en Uruguay, por mencionar algunos.

Es absoluta e innegable la presencia de las comunidades a nivel local en el planeamiento de su desarrollo. Haciendo uso de la consulta pública como primer herramienta para lograrlo. Es así la única manera de poder avanzar conjuntamente como población sin caer en el error de desarrollo limitante sectorial.

Sonora no es un caso aislado, problemáticas de manejo integral del agua se dan en otros lugares del país pero con modelos distintos. En nuestro caso, por su naturaleza y nuestras condiciones contemporáneas, nos vemos amenazados por el mega proyecto Sonora SI. Después de la presentación del SSI nos dimos a la tarea de investigar las magnitudes de las obras, lo que nos mostró que un problema con tanta historia de soluciones temporales, lleva una complejidad de la misma escala, donde el SSI sólo emula una vieja opción que ya ha mostrado su ineficiencia. No debemos dejarnos engañar por la falacia de que el progreso viene con las grandes construcciones. Ya tenemos un elefante blanco con más de 15 años en sequía llamado ‘’Abelardo L. Rodríguez’’, presa que ya cumplió con su tiempo de vida, 16 secas horas al día en promedio a los que corren con suerte durante el tandeo, una dependencia al monopolio de los contenedores estacionarios de agua, un canal que solo lleva desperdicios secos y va a dar a una zona de aguas negras al aire libre. Que se han presentado muchas veces como la nueva ‘’más grande obra hidráulica’’ del estado (aplicada en el beneficio de la capital), pero que los registros revelan como una solución temporal junto con condiciones más graves a la última obra.

La crisis hídrica se presenta de maneras distintas en casos locales, nacionales e internacionales. Que al adentrarnos en el megaproyecto SSI, identificamos las ideologías que lo produjeron son las mismas que generaron las problemáticas de manejo de aguas. Las soluciones en nuestra entidad siempre han sido inmediatistas y con una visión exclusivamente económica. Pero por encima de todo, se han echo obras y reformas con materia de agua en áreas que generen un alto valor monetario. Dejando de lado el interés humano y ecosistemico que debe ser el objetivo de cualquier gobierno. Las obras públicas deben de trascender más allá de el ciclo de gobierno del partido en turno. No soportaremos más obras que busquen el cumplimiento momentáneo de las necesidades. Exigimos obras de carácter humano, que su primera meta sea beneficiar a los ciudadanos antes que a una empresa, partido político o grupo preferencial.

Tenemos las pruebas suficientes para exigir el replanteamiento de las obras que nos presenta el megaproyecto Sonora SI en los más significativas de sus partes: la construcción de presas, acueductos y plantas desaladoras. Estas ‘’soluciones’’ representan solamente una repetición de las obras caducas del pasado relacionadas con el agua en Sonora. El colocar una barrera más a las 3 ya existentes en el Río Yaqui no nos asegura el retener el agua por siempre como el Lic. Guillermo Padrés Elías nos informa.

Las presas son un punto crítico del megaproyecto Sonora SI. Son la muestra más tangible de soluciones a mediano plazo más obsoletas para cualquier posible beneficio. Volteando la mirada al vecino del norte, podemos aprender algo; en los Estados Unidos del Norte de América en, 1994 terminó la era de las construcciones de presas y mega obras hidráulicas ante la Comisión Internacional de Grandes Presas, los trasvases (acueductos) incluidos. Por los motivos principales de que los costos de construcción y operatividad no son recuperables junto con los agresivos daños que se causan al medio ambiente. Nuestras costas estatales no cuentan con espacios seguros con las condiciones necesarias para la implementación de plantas desaladoras sin causar graves alteraciones a la vida marina, lo que se traduce como una afectación directa a la actividad pesquera sonorense.

No estamos dispuestos a esperar que cada administración estatal desarrolle un megaproyecto para poder aplicar mejoras urbanas que deberían ser por ley una obligación. Las plantas tratadoras de poder público deben ser impulsadas independientemente de la situación política. La población y su economía deben ser primordiales a las asperezas partidistas.

Como miembros conscientes y comprometidos de nuestra comunidad, decidimos que es la hora, momento y lugar adecuado para atender el tema de un verdadero manejo integral y participativo del agua es ahora mismo, y desde lo local.

Mapder-Región Noroeste

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s