El reto de reivindicar lo que somos ¿perspectiva urbana y territorio?

Cerro del 4. Foto: Pibegarces
Cerro del 4. Foto: Pibegarces

“La mejor solidaridad es la que ejerces desde tu trinchera” dijo alguien alguna vez.

Isaac Sánchez

Palabras Despiertas.– El levantamiento del EZLN en Chiapas el 11 de enero de 1994 alzó la voz de 500 añps de olvido, despojo y opresión de los pueblos indígenas. Desde entonces, la lucha de los pueblos indígenas y comunidades campesinas (principalmente con base en el Ejido) por construir un mundo tan posible y recuperar su cultura y organización, se ha extendido a los rincones más olvidados del país.

Un factor importante en estas luchas es el concepto de tierra y territorio como un punto de partida, tanto para defenderse del despojo como para organizarse políticamente y recuperar su historia y tradiciones. ¿Por qué esto es importante? El capitalismo en su fase neoliberal ha recrudecido el despojo de la tierra, la cultura y la historia a travez de sus polítias públicas desarrollistas. Es decir, ha recrudecido el despojo de todo lo que constituye la identidad y la identidad colectiva.

 En el capitalismo, los pueblos indígenas y campesino no son, no caben puesto que su concepción cuantitativa de la realidad es completamente opuesta a la del capitalismo. El capitalismo objetiza, individualiza y vende, los pueblos se dialogan con el entono y con las personas, y no venden. Entonces, el surgimiento y aufe de la lucha por el territorio tambiés es el resurgimiento de la lucha por “ser” lo que se es y como se sabe ser.

 El concepto de “un mundo donde quepan muchos mundos” y la autonomía son una forma de teje un mundo o muchos donde quepan todos. Es un concepto que surge y se teje desde los pueblos, para y desde los pueblos y territorios.

 Cuando este tejido en verdad se da y se comienza a construir, las ciudades, o mejor dicho, los citadinos viéndose desde la perspectiva de los pueblos, se incomoda. Se incomoda porque no se encuentra en el imaginario de un mundo donde los desechos de aguas negras y fraccionamientos invasores no caben. Donde las mineras que destruyen y contaminan, y las presas que inundan y desplazan pueblos para abastecer el hambre urbano tampoco caben.

Los citadinos nos incomodamos cuando vemos que los pueblos se levantan y resisten para que nosotros, las ciudades y nuestras industrias dejen de despojarles sus tierras, territorios, cultura, vida e identidad.

 Y en esa incomodidad, nos vamos a acomodarnos a pueblos, ya con lucha y territorio para así no tener que luchar por recuperar nuestros territorios, nu estros barrios y colonias despojados por el capitalismo.

 ¿Cómo caber en un mundo donde quepan muchos mundos, si la ciudad actual impulsa y representa el único mundo que no debe caber? ¿Como organizarnos y tejer grietas en la ciudad cuando el sistema laboral nos atomiza y desterritorializa?

Anuncios

Un comentario en “El reto de reivindicar lo que somos ¿perspectiva urbana y territorio?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s