A dos años de la desaparición de Roy

Jorge Verastegui 

Libertad y Concordia.- 11 de enero de 2013. Hace dos años un grupo de hombres armados que portaban uniformes de la policía de San Nicolás de los Garza, Nuevo León ingresaron con lujo de violencia a la casa de Leticia Hidalgo y desaparecieron de manera forzada a su hijo Roy Rivera Hidalgo, hoy sigue desaparecido y su madre y hermano exigen su presentación con vida.

La desaparición forzada de una persona causa un daño severo en su familia y en el entorno social del que es sustraído. En muchos casos las personas desaparecidas son estigmatizadas al ser catalogadas como criminales y las familias de las personas desaparecidas sufren una nueva perdida, la sus “amigos” y familiares que se alejan de ellas, dejándoles en un estado de mayor desprotección.

Es por ello que la familia (cercana) de la persona desaparecida emprende un proceso, diferente en todos los casos, pero que tiene dos generalidades: Alzar la voz y denunciar lo ocurrido o ser presa del terror y guardar silencio.

Quienes tienen la oportunidad de alzar la voz, por lo general, buscan a quienes se encuentran en la misma situación y van tejiendo redes de apoyo para seguir exigiendo al Estado la localización de su ser querido desaparecido o desaparecida.

Ese fue el caso de Letty quien alzó la voz para denunciar, en un primer momento, el secuestro de su hijo Roy y posteriormente su desaparición forzada, ella tuvo contacto con la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. (CADHAC) en dónde fue una de las fundadoras de la hoy desaparecida organización de familiares de personas desaparecidas “LUPA” (Lucha por Amor, Verdad y Justicia)

Pero en la construcción de justicia siempre se encuentran marcada por situaciones que debemos de afrontar con determinación porque la búsqueda de nuestros desaparecidos y nuestras desaparecidas lo requiere al no ser fácil y contarse por años.

A principios de 2012 Letty tuvo que iniciar un nuevo proceso en la búsqueda de su hijo Roy, ahí nuestros caminos se volvieron a unir para compartir experiencias de búsqueda con el apoyo de otras personas y de ahí nació Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL) un movimiento integrado por familiares de personas desaparecidas y personas que se han sumado a nuestra construcción de justicia. Así nuestras vidas se fueron entretejiendo formando con nuestra historia un bordado que quedará para la eternidad.

Lo único que le puedo decir a mi amiga y compañera Letty es que las cosas no son fáciles, no son rápidas y mucho menos placenteras, pero estamos juntas y juntos para darnos las manos, para buscar cuando por nuestro estado de animo no podemos buscar y para reconfortarnos en esos difíciles momentos.

Hoy puedo decir que ya colocamos los cimientos de nuestra construcción de justicia y seguimos trabajando para poder finalizarla. Hoy voltean a vernos los que hace unos años nos ignoraron y nos escuchan los que se negaban a hacerlo. Hoy el tema de las desaparecidas y desaparecidos es un tema de agenda nacional y eso es gracias a los familiares de las desaparecidas y los desaparecidos y quienes integramos Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (FUNDEM).

Son ya dos años de la desaparición forzada de Roy Rivera Hidalgo, hijo de Leticia Hidalgo y hermano de Ricky Rivera Hidalgo y seguimos buscándole hasta que esté de regreso en casa, con su familia.

Texto tomado del portal del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s