Libertad y Concordia: “Y decimos adios”

 humo

  • O “hay que pasar al siguiente nivel” (entiéndase como desnivel)

  • Esto se acaba y sigue.

  • Título alterno: Primera parte, de ninguna.
  • Luego de dos años…. 

El periodista comercial busca primicias, las de los medios libres buscan que la información sea compartida oportunamente por la mayor cantidad de medios libres de tal forma que llegue a la mayor cantidad de gente posible.” (Medianoche, 2013)

¿Buscamos que sea comprendido y digerido por una mayor cantidad de gente posible? Creo que desde esta primera definición de lo que los medios libres no son, podríamos descartar a algunas prácticas de los medios libres que reproducen los haceres de los periodistas comerciales. Hago referencia a la pregunta de ¿qué noticias son publicadas? y al formato editorial que se les da, principalmente con las fotografías y títulos utilizados que responden a un sensacionalismo propio de periódicos baratos amarillistas. Ejemplos de esto son las noticias coyunturales como la detención de Elba Esther, la movilización zapatista del 21 de diciembre o el movimiento YoSoy132 y la coyuntura electoral revitalizada.

La mediolibrista considera que es un privilegio compartir con otros y otras que luchan, que más gente debe poder sumarse a la lucha y que la comunicación debe dirigirse ante todo a los no convencidos.” (Medianoche, 2013)

Tal vez la consideración del mediolibrista respecto a su labor y la coordinación con otros sea cierta casi en su totalidad, pero también es cierto que la comunicación, en su mayoría, no esta dirigida a los “no convencidos”. Por el contrario, los contenidos mayoritariamente producidos desde los medios libres, que de por si son pocos, tienen a carecer de un contexto lo suficientemente amplio como para que cualquier persona se pueda ubicar en el contexto del suceso o sujeto social narrador (o narrado) desde los medios libres.

Por otro lado, esta comunicación para los no convencidos genera una pregunta, ¿esta comunicación responde al concepto de un medio de comunicación o responde al concepto de un medio de comunicación social o propagandístico? Una pregunta que será explorada en los próximos párrafos.

El periodista comercial difunde información por un pago, el mediolibrista difunde la información por convicción, por que considera que es un deber dar los pasos para que el mundo cambie.” (Medianoche, 2013)

Dado que los medios libres parten de una convicción política, parten de un contexto social desde abajo, desde la lucha y con el horizonte comunicativo de la resistencia y de la resistencia anticapitalista, no podemos considerar que los medios libres construirán una narrativa que no sea, al mismo tiempo, una narrativa propagandística, de convencimiento, de hacer la guerra a los medios de comunicación comerciales. ¿los medios libres responden/mos a un criterio crítico y periodístico? ¿veraz? Probablemente no sea así o no completamente.

El periodista comercial cree que los monstruos de las corporaciones con sus gigantescos rascacielos y sus trailers llenos de equipos no pueden ser derrotados, los de los medios libres de a tiro por viaje derrotan los cercos informativos que gobiernos y corporaciones les ponen enfrente. Las de los medios libres pasan con su grabadora vieja junto a un gigantesco trailer de la televisora del momento y se ríen, sabiendo que con esa grabadora vieja y con mucha comunicación de base será derrotado el cerco informativo erigido por esa televisora.” (Medianoche, 2013)

Es importante reconocer esta parte de los medios libres, especialmente al momento de posisionar una crítica/autocrítica sobre las prácticas de los mismos. Los que hacemos medios libres, lo hacemos por convicción y por ello no son medios vendidos al signo del peso. Por ello somos medios sin recursos para cámaras, grabadoras, lap tops con batería, usbs, sofwere y a veces hasta sin recursos para internet y habrá que ir a un cafesito o robar la señal para subir las noticias del día, el mes o la semana. Este es un reto importante para los medios libres, los haceres de los medios, el alcance se ve orgullosamente limitado por la falta de capital. Es bueno no tener capital pero no es tan bueno limitar el alcance de la información, eso transforma todo el concepto de hacer medios libres. Aún así, no perdamos de vista la crítica, que ahora, más que nunca, es necesaria.

Ahondando un poco en la cuestión de la militancia abierta y latente de los medios libres para con las luchas no-lucrativas, no-partidistas, etc, surge esta descripción de Denis de Moraes quien dice en un artículo llamado “los desafíos de la comunicación contra-hegemónica en la red” para Alainet: “De manera general, las acciones contra-hegemónicas actúan como herramientas para la comunicación en el campo popular, sin dejar de lado la militancia social, quedando implícito que periodistas y/o comunicadores deben ser solidarios, en la batalla de las ideas, con las fuerzas sociales empeñadas en las luchas por la democratización de la palabra y de la información.”

Aquí, me parece fundamental recalcar dos conceptos: “contra-hegemónico” y “anti-hegemónico”. Donde, para mí, los medios contra-hegemónicos terminan haciendo la función de romper, destruir y tumbar a los medios, pensamientos y poderes hegemónicos, sin embargo, terminan instituyendo otras formas de hegemonía, la difundida por el propio medio contra-hegemónico.

Por otro lado, un medio “anti-hegemónico” es aquel que busca acabar con lo hegemónico, no con determinada hegemonía. Es una diferencia fundamental puesto que, la militancia, de alguna manera, ¿no supone una alter-hegemonía, una alternativa hegemónica? Un medio libre, si se reivindica como libre, libertario, etc, no busca otra hegemonía sino que, por el contrario, busca terminar con la hegemonía. Entiendo esto como terminar con la mentira, con la simulación y con lo propagandístico, es decir, busca e investiga la verdad y trata de expresar la compejidad del mundo, de los contextos y sujetos sociales que narran y son narrados. Partir del no estar de acuerdo con nada pero abiertos a escuchar, entender (aunque pocas veces lo hagamos) y luego transmitir.

Por lo general, los medios contra-hegemónicos que están presentes en Internet llegan más a sectores organizados y politizados, además de los formadores de opinión, los periodistas, los estudiantes y los activistas gremiales. Probables motivos de estas limitaciones: lenguajes y formatos inadecuados, discursos excesivamente ideológicos, inconsistencia en las orientaciones editoriales y en los esquemas de divulgación, baja penetración de internet en zonas poblacionales pobres, etc.” (De Moraes, 2013)

De aquí se desprenden dos cuestiones importantes al momento de hacer medios libres (anti-hegemónicos de aquí en adelante), la primera es respondida por Medianoche del CML-DF con puntualidad:

Para romper un cerco informativo el problema no son las máquinas sino las personas que las echan a andar. La comunicación la hacen personas de carne y hueso, pero vivimos en una época de amor a las máquinas que nos impide comunicarnos.

>>Hemos olvidado el sabor de las conversaciones a pié de parque, de escalera o de caminata, y creemos que tal o cual máquina logrará que tengamos comunicaciones eficientes. Lo importante es la parte humana, las nuevas relaciones sociales y las redes de comunicación de calle, pero ya no miramos ahí.”

La segunda cuestión, meramente editorial, discursiva, quedará como una pregunta latente: ¿cómo hacer medios libres? ¿queremos hacer medios libres? ¿somos anti-hegemónicos o contra-hegemónicos? La primera pregunta es importante pues hace alusión al formato editorial que se le da a las publicaciones y por tanto a la pregunta ¿una nota del medio libre es para el no-convencido o para el otro militante?. La segunda pregunta, hace referencia a los conceptos “medios” y “libres” al momento de repensar lo que somos y por tanto, hacemos. Lo tercero complementa estas dos cuestiones, dando pistas de hacia donde ir, estos dos caminos que se ven y se viven en y desde los medios libres, también en los colectivos, pueblos y luchas que hay a lo largo y ancho del país.

Masividad, exposición, sujeto, acontecimiento y silencio.

La teoría de la Agenda Setting, enmarcada en las llamadas teorías de los efectos, postula cómo los medios a partir de seleccionar temas y conferirles jerarquía dictan a la audiencia qué pensar y cómo hacerlo. Esta agenda se constituye en un marco referencial para interpretar la realidad.

Aunque esta teoría tiene como una seria limitante, que concibe a las audiencias como entes pasivos, homogéneos, aislados de un contexto y subestima las experiencias individuales, por otra parte, pone de manifiesto la importancia de atender a la visibilización de ciertos temas y al silencio sobre otros.” (Moya, 2013)

Desde aquí trataré de abordar algunos planteamientos en torno a la mediatización de la lucha, a la mediatización de los discursos y a la mediatización de la lucha por la vida que estamos viviendo en nuestro país actualmente.

Muchas personas, colectivos y perspectivas de lucha creen y estan convencidos de que lograr la visibilidad en los medios de comunicación comerciales quiere decir que la lucha se esta ganando, que así “nos escucharán” y que así se logra una incidencia en la vida pública en lo referente al tema propio: la lucha contra las presas, contra la guerra sucia, por la recuperación de tierras, por la libertad de los presos, etc. En ocasiones es estrategico ganar visibilidad pero sólo cuando es decisión propia de los colectivos a conciencia de que esto puede incrementar una exposición vanalizadora de la problemática, dolores y luchas propios. Es importante tener cuidado con esto, con lo mediatizado y la forma en la que se mediatiza.

Es común que luego del primer “periodicazo”, las acciones y expresiones políticas (movilizaciones, conferencias de prensa, etc) respondan a los tiempos y dinámicas de las agendas periodísticas comerciales. Es así que los colectivos, movimientos, etc, se vanalizan en discurso, se desgastan y comienzan a jugar en un tablero creado y reglamentado por el Estado y el Capital. Son desnudados y expuestos, objetizados por los medios masivos de comunicación. Hay que tener cuidado en no responder a esto aunque parezca un paso hacia la victoria. Es aún más importante el no-reproducir estos juegos mediáticos y mediatizadores desde los medios libres.

La mediatización, la entiendo como la práctica de los medios de comunicación (libres, presos, medio libres, semi-libres y lo que sea) y entonces, entendiendo la mediatización como se expresa antes, ¿queremos hacer medios libres? ¿para qué? ¿queremos mediatizar o queremos comunicar? O ¿queremos mediatizar la comunicación?

Algunos numeritos desde los medios libres ¿cómo ver a los medios libres a través del filtro zapatista?

25 órganos digitales de comunicación social, sin contar espacios radiales, de los cuales 7 hacen un trabajo árduo de resonar las noticias, comunicados y demás información de las luchas afines. Entre estos se encuentran organizaciones, movimientos y colectivos que se pudieran identificar con 1. la lucha por la Justicia, desaparición forzada y guerra del narco y 2. Conflictos ambientales mineros, deforestación, presas, etc y un tercer tipo, que difunde noticias afines a la Sexta y algunas perspectivas de la lucha de los trabajadores.

De 23 páginas que hacen la labor de comunicación social de organizaciones, colectivos, movimientos sociales, frentes y redes, el 34.78% publicó algo sobre el EZLN del 21 de diciembre a la fecha y el 62.21% no publicó nada. Es importante recalcar que ninguno de estos espacios digitales publicó todos los comunicados del EZ o San Marcos Avilés en los últimos 3 meses y el 50% de estas 8 páginas que sí publicaron algo, publicaron únicamente una respuesta al EZ o los primeros comunicados.

El 132 tuvo alguna clase de resonancia, si bien no publicó ningún comunicado del EZ o JBG o adherente, una de sus asambleas emitió carta pública diciendo que esta al pendiente, que escucha, lo mismo con el MPJD y la Brigada Callejera.

De 24 páginas de internet que se reivindican o hacen la labor como medios libres y alternativos, el 79.16% si publicó algo del EZ, la Sexta (etc) en los últimos tres meses y, por el otro lado, 20.83% no publicó nada. No nos pongamos optimistas, pues a continuación trataré de profundizar en el tipo de contenidos que se difundieron y la amplitud de la cobertura. (nota: el medio que administro: Libertad y Concordia, desde donde hago este monitoreo, pienso y crítica, también esta incluído y estará incluido en los números presentados a modo de autocrítica)

Ahora bien, ya dividimos los tipos de espacios de difusión, en este texto no me enfocaré en los órganos de comunicación social pues, como se nota, apenas y comunicaron algo sobre el EZ o la Sexta en los tres meses. Sin embargo, Anticapitalistas en la Sexta sí hace un trabajo de medios libres y, aunque en los pasados cálculos se encuentra como órgano de comunicación social, en los siguientes números se inlcuirá al análisis de los medios libres.

Primero se diferenciará entre quienes publicaron entre 1 y 5 comunicados, notas, respuestas, o textos referentes al EZLN, la Sexta, JGBs, etc, de diciembre a marzo. Se les identificará en su respectivo porcentaje y luego se pasará a indentificar el tipo de contenido entre los siguientes: crítica, análisis, comunicado, nota periodística o respuesta al EZLN en concreto. De los resultados se hará una división en dos formatos: generación de contenido desde la lucha (sujeto o medio libre como narrador) y aquellos contenidos generados desde el capital (periódicos capitalistas como La Jornada, Universal, Milenio, etc).

En segundo lugar profundizará, de la misma manera las páginas, blogs, etc, que publicaran más de 5 textos de contenidos referentes al EZ de diciembre a marzo y se les identificará en su respectivo porcentaje para identificar el tipo de contenido que generan.

Hasta ahora: 37.17% (29 textos) de las publicaciones de medios libres fueron de comunicados de o sobre el EZ y la Sexta, 26.92% (21) de las publicaciones en medios libres fueron de opinión o noticia generadas por los propios medios libres, todos menos 4 textos fueron producidos por Desinformémonos y Javier Hernández Alpizar (aún asi la mayoría fueron de Javier). Finalmente, el 35.89% (28) fueron publicación en medios libres de noticias y opiniones producidas en medios de comunicación capitalistas (La Jornada, El Universal y SDPNoticias). Este es un aproximado, muy aproximado de cantidad de textos y tipos de textos publicados entre los medios libres del segundo grupo. Es una realidad que estas 19 páginas que publicaron algo del EZ, las que tuvieron una cobertura superior a la publicación de los comunicados representan el 31.57% de los medios libres monitoreados. De estas 19 páginas, el otro 31.57% representa a las páginas que publicaron la mayoría de los comunicados (aquí se incluyen tambien, a aquellas que no publicaron otra cosa más que los comunicados). De estas 19 páginas, el 47.36% realizó una cobertura inconstante, es decir, publicó algunos comunicados (menos de la mitad) y muy pocos materiales (textos de opinión, videos, noticias, reacciones, etc).

Mi sensación es que la mayor parte de publicaciones radicales buscan más la reafirmación tediosa de sus postulados, número tras número, en lugar de cuestionar cosas.” Resquisios

Cuando se habla de crítica al EZ, al zapatismo o a la sexta solo es cuando se le defiende y se menciona, de paso, a los críticos de derecha. No he leído una sola crítica desde la sexta, desde los compas hacia el EZ, hacia la Sexta, etc. O mejor dicho, personalmente he oído cosas interesantes o que pudieran ser interesantes si se trabajaran, pero no las he leído.

¿De dónde surge esta autocensura respecto a las críticas (no despotricaciones) desde la sexta, desde la lucha hacia el EZ, la Otra o la Sexta? George Orwell decía en 1945 que “en un momento dado se crea una ortodoxia, una serie de ideas que son asumidas por las personas bienpensantes y aceptadas sin discusión alguna. No es que se prohíba concretamente decir “esto” o “aquello”, es que “no está bien” decir ciertas cosas, del mismo modo que en la época victoriana no se aludía a los pantalones en presencia de una señorita.” Tal vez hemos construido ya una ortodoxia desde la “otra” izquierda.

Ahondando en el tema, Orwell dice en el prólogo de Rebelión en la Granja: “En este instante, la ortodoxia dominante exige una admiración hacia Rusia sin asomo de crítica. Todo el mundo está al cabo de la calle de este hecho y, por consiguiente, todo el mundo actúa en consonancia. Cualquier crítica seria al régimen soviético, cualquier revelación de hechos que el gobierno ruso prefiera mantener ocultos, no saldrá a la luz.”

Bueno, palabras sobran. No estoy diciendo una crítica al zapatismo, no he leído, escuchado ni visto, por ninguna parte que el EZLN, el Sup Marcos, Moisés o las Juntas de Buen Gobierno nos insten a guardar silencio, a no decir lo que no “debe ser dicho”. Hemos creado esta autocensura a la crítica, al debate, al diálogo en torno a lo que vemos y entendemos del zapatismo, en torno a lo que no queremos ser que vemos en ellos y en torno a lo que queremos ser desde el nosotros (como lo que ya de por sí somos), esta censura significa el estancamiento de la construcción de otro mundo posible, para mí lo es.

Si los editores, directores, administradores, colaboradores y demás de los espacios digitales, impresos y radiofónicos de los medios libres nos esforzamos en eludir la crítica y autocrítica, según Orwell (que habla sobre los periódicos en general) no será por miedo a una denuncia del EZ (URSS) o un deslinde, sera porque le tenemos miedo a la opinion de los lectores de nuestro medio. Entonces, si escribimos y hacemos medios libres ¿para qué? ¿Para proteger el prestigio del mismo medio? Y no solo eso, ¿para proteger la cantidad de visitas por día que podemos tener?

En los números presentados en párrafos anteriores se expresa muy bien esto, apenas una tercera parte de los medios libres monitoreados dieron una cobertura más o menos completa de lo que sucedía con el EZ e iban más allá del EZ difundiendo también la palabra de la JBGs. Sin embargo, muchos otros medios, publicaron solo lo que podía atraer visitas a las páginas de internet. Respondiendo a los acontecimientos y no a los sujetos sociales que los construyen.

Hacemos medios para difundir la lucha, reaccionar ante la represión y si, para compartir experiencias, debatirlas y entretejer los túneles y madrigueras que las luchas, las pequeñas luchas cavan al margen del capital y el Estado todos los días. Si en verdad queremos hacer medios para atraer visitas, para tener alguna clase de presitigio revolucionario. Si nuestra respuesta es que es por eso que hacemos lo que hacemos, entonces, mi respuesta al comunicado del EZ sería: no, no vale la pena hacer medios como los estamos haciendo.

Ahora bien, es mi perspectiva esta que expone que los medios digitales libres no estan dando un trabajo suficiente, no todos. Pero tambien comparto el planteamiento del CML-DF en cuanto a que romper el cerco informativo no solo requiere del internet, de hecho, el internet es insuficiente y cumple una labor complementaria.

Me parece importante preguntarnos la función que realmente tienen los medios libres en internet. Si, tienen una función muy importante al momento de reaccionar a la represión, cuando algo de esto es publicado. El caso de las JBG y otros, es importante ¿qué hacer cuando la inmediatez del internet no logra el objetivo al momento de reaccionar ante la represión? Vale la pena, tambien, preguntarnos, ¿qué puede lograr el internet al momento del intercambio de experiencia, vivencias, opiniones, etc?

Según un artículo re.publicado en zapateando, 3 de cada 10 personas, no saben de lo que pasa con el zapatismo actualmente, a pesar del internet.

Fernando Yañez, de la Editorial de la Revista Rebeldía, escribió un artículo llamado “la mística zapatista” o algo así, donde en algun punto, menciona las labores del lento caminar en la comunicación. Casa por casa, en reuniones pequeñas, de voz en voz, con un boletín impreso. Y ahora con las radios comunitarias en FM. Los foros-debate y otros espacios así donde se puede discutir, hablar, etc, debatir cumplen el trabajo que los medios libres en internet y muchos otros no hemos logrado llenar.

Sin Conclusión

El internet no es suficiente, eso bien queda explicado en este texto y recalcado por el CML-DF, sin embargo ¿queremos ser medios? ¿somos libres? ¿los medios libres se dirigen a militantes o a sujetos “no-convencidos”? El formato editorial y el lenguaje utilizado se queda pobre y sezgado por nuestras propias convicciones y frustraciones como “medios libres” y como sujetos que luchan. Es así que nuestros textos van dirigidos a militantes, colectivos y etc. Aún así, la difusión se queda relativamente corta, no se ha potencializado tanto como se podía, en la búsqueda de que la información incremente su alcance, se expanda y llegue a más personas caemos en el juego de mediatizar, exponer y vanalizar la lucha y su discurso. En este entendido sí somos un medio (pues mediatizamos).

Pero no se trata de ser medio libre, no se trata de mediatizar, se trata de comunicar: ¿comunicación libre? ¿plataformas de comunicación libre? Es cierto que el silencio comunica, a veces comunica más que el vanal ruido de lo mediatizado y del mediatizar.

Ante toda esta reproducción de la prostitución del sujeto que lucha, ante toda esta vanalización de la lucha, exhibición de lo que se es, cree y hace, sin comunicar casi nada. Ante toda esta serie de gritos de lucha, gritos de opinión (porque eso parecen, gritos, a veces hasta con mayúsculas) ¿no sería mejor callarnos y escuchar?:

Entonces, los dioses buscaron un silencio para orientarse otra vez, pero no lo encontraban por ningún lado al silencio, a saber donde se había ido el silencio y con razón porque mucho ruido era el que se había. Y desesperados se pusieron los dioses más grandes porque no encontraban el silencio para encontrarse el camino (…) Y entonces cada dios comenzó a buscarse un silencio para encontrarse y empezaron a buscar a los lados y nada, y arriba y nada, y abajo y nada, y como ya no había por donde buscar un silencio pues empezaron a buscarse dentro de ellos mismos y empezaron a mirarse adentro y ahí buscaron un silencio y ahí lo encontraron y ahí se encontraron y ahí encontraron otra vez su camino los más grandes dioses, los que nacieron el mundo, los primeros” (Sup Marcos. La Historia del Ruido y el Silencio).


II

Dado que la mayoría partimos de convicciones ideológicas y compromisos con la lucha y los luchadores, los espacios de comunicación libre no tienen nada de libre puesto que funcionan segun la palabra de la lucha aunque esta sea parcial y oculte verdades importantes para inflarse mediáticamente. Por tanto no somos libres.

Si queremos ser espacios de comunicación libre, tendremos que estar libres de la atadura del discurso e intención política de las organizaciones y mantenernos criticos ante todo, siempre desde abajo y tomando en cuenta las complejidades contextuales y del sujeto. Por supuesto, sin recibir fondos ni responder a los juegos políticos de arriba.

Repensemos el concepto de comunicar para poder hacer una comunicación.

No se sabe que sigue, pero sigue, no nos pregunten, preguntensen.

¿Queremos ser lo que somos o queremos ser lo que debemos ser?

Seguiremos trabajando pero una comunicación re-concepto, no un “medio” medio libre.

Clarísimo: el trabajo no se acaba.

Atte: Libertad y Concordia

Tenis

libertadyconcordia@gmail.com

Acá un texto chido (pa que vean que si tienen resonancia, una sonrisa):

10 Herramientas tacticas para romper el cerco informativo sin máquinas. http://www.megafono.lunasexta.org/node/560

Acá un audio chido, como respuesta, contra parte, otro-lo-que-sea desde los medios libres, comunicaciones, etceteras de Guadalajara:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s