No vengan a importunar a una nación poderosa

Según CEPAL, entre 2008 y 2011 Honduras ha sido el país con un incremento sostenido en la taza bruta de homicidios, registrando en 2008 cincuenta y cinco homicidios por cada cien mil habitantes y en 2011 ochenta y dos por cada cien mil habitantes. Siendo el 2011, año en el que Honduras se posicionó como el país con más homicidos en América Latina y el Caribe.

Isaac Sánchez

Ahí donde re inicia la Avenida Inglaterra, en su cruce con Federalismo, en un callejón que pasa desapercibido, entre bodegones y el muro que separa las vías del tren de la ciudad y, a la Colonia de El Fresno del resto de las colonias, se estrecha una avenida, pierde un par de carriles y al césped verde que crece imparable en otras partes de la ciudad sobre la misma. Para mucha gente éste tramo de las vías ni si quiera existe y pocos se atreverán a explorarlo.

Desde Federalismo se puede ver la primera de las casas; una serie de bolsas de plástico negras cubriendo una estructura mezclada de materiales rescatados de la basura, esa es la casa de algún migrante. Sobre esa calle se extenderán algunas casas de campaña, otras tiendas hechas con bolsas de plástico, sillones con techo hechizo y gente. Muchas personas con una única mochila, algunos en silencio, otros charlando, algunos cuantos llendo de aquí para allá con este grupo de gente o aquel. Hoy día es un domingo por la mañana con poca gente habitando este tramo de tres cuadras.

Mi última visita a las instalaciones de FM4 Paso Libre, organización tapatía que defiende los derechos humanos de los migrantes desde 2006, fue hace unos tres años. Entonces el panorama era muy diferente, los muros del mismo centro estaban blancos, todos los muros de la cuadra eran blancos, desangelados, a medio despintar. El panorama ha cambiado, ahora todos los muros que separan la avenida, de las vías del tren tiene grandes y creativos murales, frases y construcciones creativas por todas partes.

Por la disposición de las casas de campaña y techos hechos con bolsas de plástico, podría asegurar que hay mucha más presencia de migrantes de la que había antes. No me equivoco, según estimaciones de la organización, en su informe del 2013, el flujo migratorio se incrementó en un cuatroscientos por ciento de 2010 al 2011 y ciento cincuenta por ciento para el período 2011-2012.

Aquí la comida y la vestimenta no faltan, durante todo el día pasan coches que tienen la costumbre de apoyar a los migrantes desde hace semanas o meses. El espacio de FM4 abre casi todos los días para atender a los recién llegados. Lo que falta es dinero, dice un hombre de poco más de cuarenta años, oriundo de Tequila que vivió durante años en Estados Unidos y ahora busca cómo apoyar; falta dinero para pagar al pollero y cruzar.

Y ahí, entre los jóvenes y adultos con miradas perdidas, dormidos o conversando vagamente, apareció un grupo de unas seis personas, de diversas edades y un niño. Un grupo compuesto en su mayoría por hondureños, entre ellos J.A y junto con él, Jairo. Hombre de pasados los treinta años, con un hijo pequeño que ya es nacido en Estados Unidos.

Jairo, al igual que J.A, son de San Pedro de Sula, una de las ciudades más peligrosas y violentas del mundo y la tercera ciudad más importante de Honduras. Durante la conversación recordaba su tierra, cualquier tema lo devolvía al terruño. Jairo quiere volver pero no puede, cuando chico, le mataron a su mamá cuando ella tenía treinta y cuatro años, a cinco tías y dos hermanos. Luego de eso se volvió pandillero, de la Mara Salvatrucha y dice “hice muchas cosas malas y uno se arrepiente y a veces es tarde, bueno, no es tarde, todavía puedo darle un buen consejo (a su hijo)” dice mientras lo mira de lejos.

La necesidad lo obligó a hacer lo que hace, a seguir adelante, a buscar una salida. Viajó desde Honduras durante un mes y veinte días hasta Guadalajara. Le han preguntado que por qué dejó su tierra, nos cuenta que piensa como en un suspiro “si usted supiera”. Recuerda de una vez que contestó enérgicamente “si usted hubiera vivido en mi país… hace rato que se hubiera ido porque en mi tierra no vale nada”.

La población hondureña que pasa por Guadalajara es la más numerosa, representando el 43% de la población que migra usando Guadalajara como punto de paso, el 91.6% de ellos, según estimaciones de FM4, tratará de llegar a algún lugar de los Estados Unidos, el resto piensa quedarse en México y casi todos los hondureños que emigran de su país son menores de los treinta y cinco años; son jóvenes.

Según el informe “Panorama Social de América Latina y El Caribe 2013“ de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) entre 2008 y 2011, Honduras ha sido el país con un incremento sostenido en la taza bruta de homicidios, registrando en 2008 cincuenta y cinco homicidios por cada cien mil habitantes y en 2011 ochenta y dos por cada cien mil habitantes. Siendo el 2011, año en el que Honduras se posicionó como el país con más homicidos en América Latina y el Caribe.

En el mismo informe, la Cepal registra a Honduras con el país con mayor índice de pobreza en el continente, teniendo en 2006 un 71.5 por ciento de la población dentro de lo que la organización considera como pobreza. Para 2010, habrá experimentado una reducción de 4.1 puntos porcentuales, quedando en 67.4 por ciento de la población en situación de pobreza. A pesar de mostrar una reducción, sigue siendo el país con máyor porcentaje de pobreza en el continente.

Ambos registros pudieran explicar la numerosa emigración hondureña. Sin embargo, la política exterior de los países del norte (México y Estados Unidos) tiene un enfoque de contención e hinibición del flujo migratorio a través de la deportación. Entre 1997 y 2012, Estados Unidos ha deportado vía aérea a doscientos cincuenta mil doscientos cinco (250,205) hondureños, segun datos de la Dirección General de Migración y Extranjería de Honduras. Entre 2005 y 2012 -años con mayor conentración de deportaciones-, el país del norte ha deportado vía aérea a doscientos cinco mil quinientos ochenta y cuatro (205,584) hondureños, lo que indica un recrudecimiento tanto migratorio como de las deportaciones desde los Estados Unidos.

by Sol González¿Cuál es la importancia de la migración hondureña y su causas? Precisamente, la importancia de la migración hondureña está en que ni el efecto ni la causa -económica y gracias a la violencia- tienen la más mínima importancia a nivel internacional. No despierta intereses periodísticos, ni solidaridad en otros países, organizaciones internacionales no ejercen presión para acabar con la pobreza ni la guerra. Simplemente, Honduras es otro país que se suma al cada vez más grande mapa de la miseria en el mundo.

Como no parecieran importan las cauas y no existe un sentido de comunidad post-fronteriza, solamente se destinará un cuantiosa cantidad de recursos públicos a las políticas de contención del flujo migratorio de los Estados Unidos y México. “No, que hagan lo que quieran, siempre y cuando sea fuera de aquí” parecieran decir. Y ¿qué pasa? En los últimos siete años, Estados Unidos se ha preocupado por deportar vía aérea a más de doscientas mil personas provenientes de Honduras y con eso ¿qué parece que quisieran decirnos? “si las personas se van a morir de hambre y matar entre ellos, que lo hagan, pero que no vengan aquí a ser inoportunos e incómodar a una nación poderosa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s